Home » AUTORES » JOHANNES BOBROWSKI

JOHANNES BOBROWSKI

JOHANNES BOBROWSKI: INDICIOS ATMOSFÉRICOS

JOHANNES BOBROWSKI: INDICIOS ATMOSFÉRICOS - ed. oriente y mediterráneo

Presentación de Clara Janés.
Traducción del alemán, estudio literario y cronología de Alfonsina Janés Nadal
 

Indicios atmosféricos es la obra póstuma de uno de los poetas alemanes más importantes del siglo xx.
 

«… La naturaleza da cobijo a una mitología multicultural y multirracial y es el lugar de la infancia: el origen, sí, y la cifra del devenir. Paisaje que en Bobrowski es el paisaje de la mirada… La genialidad de su poesía radica en que esa es una pregunta a su vez, pregunta devuelta, devastadora y desnuda: “¿cuándo vendrás a llorar por lo que es tuyo?”.
»Una mirada que literalmente ocupa la extensión que abarca, la interioriza y la canta…
»… quizá ahora es posible realmente leer a Bobrowski y comprender lo revolucionario de su olvido. Hemos de agradecérselo a Alfonsina Janés, su traductora, y a unos editores empeñados en mostrarnos que el mundo es ancho y plural y que no todo lo que nos rodea está ahí desde siempre, ni es necesariamente lo mejor, pero es (como atisbamos un instante, en la infancia lejana) nosotros mismos, la misma mirada».
Juan Carlos Suñén, «La misma mitad», abc Cultural, 22/9/2001
 

«Destacaría esta radical construcción de un lenguaje caracterizado por la elipsis y la supresión del nexo, en el que sólo el sustantivo y el encabalgamiento configuran su aéreo esqueleto verbal. La creación de Bobrowski es un océano comprimido dentro de un solo vaso: las referencias culturales y la lección de la naturaleza constituyen un sistema de corrientes interiores en constante y místico fluir. Su tono melancólico y su carácter de invocación y de conjuro hacen de sus poemas tanto un enigma como una resplandeciente oscuridad tan lejos de Celan como de Lehmann, próxima a la tensión lingüística de Trakl y a la métrica clásica de Klopstock… Su comprensión nunca es total sino metonímica: atravesar la opacidad del texto produce un placer tan melancólico como intelectual, en el que figuras de la literatura o de la música funcionan como correlato objetivo del sentimiento que su autor quiere expresar».
Jaime Siles, «Indicios atmosféricos», El Cultural, 26/9/2001
 

«La mejor poesía de la naturaleza pero todo menos que apacible y bucólica. Johannes Bobrowski, poeta alemán ligado profundamente a Prusia oriental, interpela en versos pausados a la parca luz septentrional, al cardillo, al vuelo de los pájaros, convertidos en símbolos de un mundo amenazado: “Las obras de arte son ofrendas en señal de expiación por acciones culpables”».
Cecilia Dreymüller, «Los mejores libros de 2001», El País

Ficha técnica
poesía del oriente y del mediterráneo, 16
año edición: 2001
nº páginas: 224
tamaño: 21 x 12,5
peso: 325 g
pvp: 16 euros.
isbn: 84-87198-71-6
ean: 978-84-87198-71-7

JOHANNES BOBROWSKI

JOHANNES BOBROWSKI - ed. oriente y mediterráneo

Bobrowski, Johannes: Nació en 1917 en Tilsit (Prusia oriental). En 1934 participó en un grupo cristiano antinazi. En 1937 fue enrolado en el ejército y participó en campañas en Polonia, Francia y Rusia, donde fue hecho prisionero y permaneció hasta 1949. A continuación, se estableció en Alemania oriental, donde en 1961 apareció su primer libro de poemas, Época sarmata, y al año siguiente, el segundo, Tierra de sombras ríos, esta vez en la rfa, no apareciendo en la rda hasta un año después. En 1964, publicó simultáneamente en las dos Alemanias su primera novela, El molino de Levin. Al año siguiente recibió el premio Heinrich Mann, pero falleció en el mes de septiembre, antes de ver publicada su segunda novela, Pianos lituanos, e Indicios atmosféricos, su último libro de poemas. [Indicios atmosféricos, col. poesía, 16]

HAN DICHO DE JOHANNES BOBROWSKI

 

«La misión de la poesía es, según Bobrowski, hacer que las cosas resplandezcan. El poeta consigue este resplandor gracias a la unión indisoluble de tema, construcción lingüística, sonoridad, ritmo y mundo de imágenes. Puesto que el poema es resplandor, debe ser captado no sólo ni en primer lugar por las potencias intelectuales del lector, sino especialmente a través de los sentidos. Los sentidos tienen la capacidad de vislumbrar la belleza del resplandor poético aunque en un primer momento la mente no capte del todo su significado. Así toma cuerpo la relación que la poesía tiene con la pintura y la música, artes siempre presentes en su obra y por las que Bobrowski sintió una fuerte atracción».
Alfonsina Janés
 

«La poesía no es comunicación, es conocimiento, pero no tal como se entendió a partir de Aristóteles, es decir, como algo que se tiene que demostrar, sino precisamente de lo que no se puede demostrar; es conocimiento del enigma, del misterio; un conocimiento que sólo existe porque existe el poema y no puede traducirse en palabras que no sean las del poema. Esta es la vía que sigue la poesía de Bobrowski que, por un lado, entroncaríamos con el simbolismo de Rimbaud y por otro con el expresionismo de Trakl y también con el irracionalismo de Tristan Tzara. Como consecuencia, Bobrowski se salta todas las normas del lenguaje, en ello reside su gran dificultad, pero también su enorme poder de sugerencia».
Pere Gimferrer
 

«Una vez más, ante una poesía como la de Johannes Bobrowski me viene a la memoria mi concepción del poema como el fruto de un granado. El poema no es, en este caso, el resultado de un mensaje lineal y plano, desprovisto de sustancia, sino una especie de microcosmo en el cual cada verso –como cada grano de la granada– es revelador de un mundo propio, de la totalidad del fruto poemático. Es más, no solo cada verso sino incluso cada palabra…
»Quizá por ello, a mí la poesía de Bobrowski me recuerda enormemente la pintura de Chagall, otro gran desvelador e intérprete de alegorías y símbolos. A veces, los paisajes poemáticos de Bobrowski nos parecen los de Friedrich, pero enseguida el vigor, la fuerza del símbolo nos hablan de una serenidad más compleja, de unos colores más vivos, de una simbología más evidente: la de Chagall».
Antonio Colinas