Home » AUTORES » ILHAN BERK

ILHAN BERK

ILHAN BERK: RÍO HERMOSO

ILHAN BERK: RÍO HERMOSO - ed. oriente y mediterráneo

Preliminar de Clara Janés.
Traducido del turco por Mukkader Yaycïoglu y Clara Janés.
Ilustraciones de Ilhan Berk.
 

El autor de Estambul (1947), Buenos días, Tierra (1952), Mar de Galilea (1958), Amorosamente (1968), Arena (1978)… nos ofrece en su última entrega un libro de poesía de amor con emanación erótica y poemas sobre la creación.
 

«En Río hermoso, Ilhan Berk alcanza uno de los más altos grados de su voluptuosa sensualidad poética. El núcleo central de este poemario es la mirada sobre el amor, la mirada sobre el cuerpo del amor. Un cuerpo que es recorrido como una ciudad, “tu boca es el tiempo en Bursa, muchos bazares/ Noche escrita con caracteres antiguos”. Un cuerpo que son todos los cuerpos que, desde la niñez, se ha ido imaginando el poeta».
César Antonio Molina, «Las lenguas subterráneas», Diario 16, 4/2/95
 

«La sensualidad de la lírica de Berk es de un erotismo esencial, elegante y arrebatador, que atiende al abrazo, al recorrido mórbido de los cuerpos de los amantes con los ojos, con la lengua, con las yemas de los dedos, donde muerte y noche y aromas y sonidos se acomodan sin estridencia».
Elvira Huelbes, El Mundo, 26/1/1995

«Vivir la vida del poema es lo difícil, aunque con frecuencia no se repare en ello. Lo de escribirla viene luego.
»Así lo siente el casi ochentón y otrora más europeizado de los poetas turcos: el multipremiado Ilhan Berk cuyo bicéfalo –poemario y poética– Río hermoso (que ediciones del oriente y del mediterráneo hace llegar a nuestras manos para nuestra fortuna) nos trae la poetisa Clara Janés, digna hija, y por partida doble, del gran editor y nunca olvidado José Janés».
Juan Ramón Masoliver, «Letras sobre letras: Vivir la vida del poema», La Vanguardia, 15/9/1995
 

«Los versos están construidos a base de imágenes visuales muy impactantes… y la elipsis es la primera ley poética a la que se atiene el poeta. El tema fundamental del libro es la plenitud del amor dictada por el ejercicio feliz del sexo».
Ramón Irigoyen, «Desnudez y concentración de Berk», Letra Internacional, nº 37, 1995

 Ficha técnica
poesía del oriente y del mediterráneo, 6
año edición: 1995
nº páginas: 160
tamaño: 21 x 12,5
peso: 250 g
pvp: 15 euros.
isbn: 84-87198-23-6
ean: 978-84-87198-23-6

ILHAN BERK: MAR DE GALILEA

ILHAN BERK: MAR DE GALILEA - ed. oriente y mediterráneo

 

Presentación de Clara Janés
Traducido del turco por Clara Janés y Çagla Soykan
 

«“Nunca vi un mar así”, dice el poeta. Y nosotros, parafraseándolo, podríamos decir: “Nunca habíamos visto poemas así”, como lo que él escribe, donde a un título enigmático como “F” siguen versos que nos hablan de Herodoto, Urikos, rey de los medos, “aquella postura de letra minúscula”, las montañas de Hert o de iconos… No, antes de Ilhan Berk nunca habíamos visto poemas así».
De la Presentación de Clara Janés
 

«Mar de Galilea ese bellísimo e importantísimo poemario de Ilhan Berk, que ahora sale completo en nuestro idioma... Con introducción de Clara, Mar de Galilea contiene un apartado poético dedicado e inspirado en el gran poeta turco Sait Faik (1906-1954). El libro de Berk, y por tanto los poemas dedicados a Faik, se compuso en los años siguientes a la muerte del poeta, por esa causa están impregnados de su recuerdo más inmediato, y para mí es esa sección la más emotiva y significativa».
Soren Peñalver, «La mar de Ilhan Berk», La Opinión, 6/7/2005

Ficha técnica
poesía del oriente y del mediterráneo, 24
año edición: 2005
nº páginas: 160
tamaño: 21 x 12,5
peso: 235 g
pvp: 15 euros.
isbn: 84-96327-16-7
ean: 978-84-96327-16-0

ILHAN BERK

ILHAN BERK - ed. oriente y mediterráneo

Berk, Ilhan: Nació en 1918 en Manisa (Turquía) y falleció en Bodrum (Turquía) en 2008. Abierto a la poesía occidental contemporánea, contribuyó a difundirla con sus traducciones y antologías. A ese período pertenecen sus libros Mar de Galilea (1958), Escritura cuneiforme (1960), Pabellón real y Galeón egipcio (1961), con numerosas imágenes de las antiguas civilizaciones (Homero, Mesopotamia, antiguo Egipto…) y referencias a la Biblia, entretejidas con la vida de las minorías en Beyoğlu, las impresiones de la vida callejera de Estambul y Ankara, la sexualidad, la naturaleza, el aburrimiento, la soledad y la muerte. Si en un comienzo construía poemas extensos, a modo épico, pasó luego a poemas cortos y a utilizar recursos de la poesía clásica. Río hermoso apareció en 1988. Como muy oportunamente ha destacado Abidin Dino, excelente pintor y crítico de arte, «la palabra clave de Ilhan Berk parece ser mirar». En efecto, Ilhan Berk es, también, un dibujante pletórico de inspiración, como ha revelado en la última muestra de su obra pictórica, alguno de cuyos dibujos ilustran la edición española de Río hermoso. [Río hermoso, col. poesía, 6; Mar de Galilea, col. poesía, 24]

HABLA ILHAN BERK

«–¿Qué es, en realidad, la poesía?
»–Hay tantas definiciones de poesía como poetas. Cada poeta es una definición de la poesía. La poesía se encamina hacia las verdades y comete irrealidades. Aunque su propósito es decir la verdad, en realidad se equivoca muchas veces. Se borra, se tacha la razón, es una forma de vida. Hay un aspecto oculto en poesía. No radica en su historia, sino en su creación, y las etapas por las que pasa, las idas y venidas, los callejones y el proceso que sigue, eso se desarrolla fuera de este creador de cáncer que es el poeta. De este modo nace la historia oculta. El poeta no conoce esta historia mientras la escribe. A mitad del camino, lo que había pensado, puede cambiar. El poeta escribe creando. Lanza una red a lo desconocido. El poeta no puede saber de antemano el momento en que le llegará el poema, está siempre inquieto. El tiempo de la poesía y la inquietud del poeta empiezan con la percepción del acercamiento del poema. Es cierto que me abandono a la poesía, dependo de lo que ella me traiga. He salido al camino siempre así. La poesía es infinita. Yo sé una cosa, el poeta sólo puede ser poeta. Todos los escritores escriben con palabras, pero los poetas son los que ven las palabras. Lo que distingue la poesía de la prosa es el hecho de ver las palabras. La palabra «ventana» no es diferente en prosa y en poesía, la diferencia surge cuando el poeta le da un sentido diferente, una orientación, una evocación, una voz, un olor, una forma diferente. El poeta utiliza la palabra ventana con el sexto sentido, que no se encuentra en los diccionarios…
»–Esta incorporación del mundo turco tiene, además, un sentido político. ¿Actualmente cómo considera la situación de su país?, ¿es Turquía parte de Europa? ¿Cuál es el futuro?
»–Hablando de arte, la poesía, la novela, la pintura turca son una contribución a la cultura europea, no son una imitación de lo occidental. Si el turco fuese un idioma más conocido, los poetas europeos se darían cuenta de ello. La situación económica de un país no va paralela a la artística.
»–¿Pesa el arte en la política?
»–No hay nada que no entre en la política, hasta el agua es política. Yo sigo la política, pero no me dejo llevar por ella.
»–Pero ahora, por ejemplo, ¿qué puede el arte contra el integrismo que en Turquía va en aumento?
»–Hasta hace 5 años la cuestión de Oriente Medio no constituía un problema grave para Turquía, pero en los últimos años sí. Se puede hablar de dos puntos. El primero es una visión de derechas sobre Turquía. En este aspecto tiene mucha influencia Irán. Algunos partidos se muestran afines a la política de Irán. Algunos países islámicos quieren formar una unión islámica y presionan para que el Corán sea su Constitución. El Partido del Bienestar, que ha sido su representante, ha reunido y ha provocado al pueblo, que de hecho es musulmán, ha movilizado a la gente pobre ayudándola y a las mujeres, que hasta ahora no tenían ninguna actividad política, las ha incorporado a ella. Este partido surge contra los principios de Ataturk. Las mujeres turcas empiezan a taparse otra vez. Beber o fumar en el mes de Ramadán crea ya algunos problemas en los pequeños pueblos.
»–Volviendo al tema poético, ¿cómo surge el libro que acaba de publicarse en España, Río hermoso?
»–Río hermoso está escrito en la lengua de los niños, lo expreso así: esta lengua turca que tiene olor de manzana. Es porque estar enamorado es estar de nuevo en el mundo, volver a nacer, por ello su lengua es recién nacida. Hay que ser niño. El poeta debe escribir con las palabras de un niño y estar completamente desnudo, como un cuerpo de mujer. Roland Barthes dice que si quieres vivir no puedes olvidar la historia de tu cuerpo. Río hermoso supone una aproximación parecida. Yo, desde luego, mientras lo hice no olvidé que el cuerpo es un infierno. No es sólo esto. En el primer libro, el primer verso toma todos los estados del cuerpo: respirar, tocar. El erotismo es no poder tocar. La segunda parte se centra en el arte poética pero no la ve como una montaña de reglas. Subraya la imposibilidad de contar, llamar y escribir. El amor es la imposibilidad, es más, es no poder encontrarse. El hombre va al amor como si fuese a la muerte, o lo vive o va a la muerte. Además la muerte y el amor no se separan, es una gran catástrofe.
»–Hablemos algo de erotismo.
»–En el erotismo la fase más avanzada es el mirar y perderse ahí. El erotismo es un mar, es el grito de la carne y del cuerpo, y de este mundo. El cuerpo es un mundo y es una gran memoria. Es una zona prohibida donde se hace un paseo peligroso. El cuerpo vive el erotismo. El cuerpo con este levantamiento se refleja a sí mismo. Su verdadera libertad es su realización con otro cuerpo. Esto es el paraíso y el infierno del cuerpo. El infierno del cuerpo es su soledad. Un cuerpo solo está muerto. Es un objeto, el cuerpo. El erotismo es la insoportabilidad de todas estas locuras del cuerpo. Es el testigo de la irresistibilidad. Es una horrorosa insaciabilidad. La piel es resbaladiza. Todas las artes se han recobrado a través del erotismo y se han convertido en cosas vivas. Por ejemplo yo veo como un gran cineasta erótico a Buñuel porque trata, precisamente, del no poder tocar.
«Conversación con Clara Janés» (fragmentos), Madrid 1995, en Mar de Galilea, p. 143-152.