Home » AUTORES » DRIS CHRAIBI

DRIS CHRAIBI

DRIS CHRAIBI: EL PASADO SIMPLE

DRIS CHRAIBI: EL PASADO SIMPLE - ed. oriente y mediterráneo

novela
Traducida del francés por Inmaculada Jiménez Morell y Leonor Merino


Dris Chraibi escribe esta novela que marcará a varias generaciones magrebíes «en nombre del padre»: acto de rebeldía, denuncia de la hipocresía, el inmovilismo, la tradición petrificada y el orden mutilador de la ley patriarcal.
 

«Obra de violenta denuncia de los males de la tribu en palabras aprendidas al otro, al extranjero… Pero El pasado simple es también crítica acerba a Occidente, que fue en un primer instante instrumento de liberación y objeto de admiración por parte del narrador adolescente».
Leonor Merino, «La palabra herida», El País /Babelia, 21/1/1995
 

«Una novela intensa, furiosa, rebelde; una primera novela que su autor lanzó como una pedrada contra un mundo demasiado cerrado y asfixiante, y, de paso, contra la limitada visión europea de la sociedad marroquí».
Ángel Vivas, «Los escritores magrebíes de hoy», Época, nº 521, 20/2/1995
 

«Desbordante, locuaz, irónico, Chraibi es una extraña mezcla de escritor vocacional, impulsivo, y de escritor que se impone a sí mismo el oficio. Si hemos de creerle, comenzó a escribir a los 26 ó 27 años porque pensó que era lo mejor que podía hacer dadas sus circunstancias de “protegido”: medio francés, medio marroquí, ni carne ni pescado. Y porque había un par de cosas que le rondaban por la cabeza. De ahí salieron dos novelas en las que una crítica feroz se repartía por igual entre su sociedad natal y su sociedad adoptiva o adoptada. Dos hitos fundamentales en la naciente literatura magrebí de expresión francesa. Y, metido ya en harina, ha acabado por escribir catorce novelas –trece publicadas y una inédita–, con sus despiadadas disecciones, su socarronería.
»–Usted fue considerado por la crítica de los años cincuenta como uno de los primeros escritores magrebíes que defendieron la necesidad de hacer literatura inconformista. Dice usted que era “preferible exiliarse que perderse”.
»–Yo salí de un medio muy acomodado, con una gran cultura árabe, y recorrí un camino normalmente inverso, elegí ser pobre. Pero no se puede, no se puede en absoluto hacer eso. Cuando escribí ese libro que han llamado “libro monumento”, Le passé simple [El pasado simple], no tenía ni idea de lo que acababa de hacer, pero fue una verdadera bomba. Ahora bien, en ese libro publicado en 1954, mi primera novela, no se trataba solamente de la sociedad marroquí, sino de la sociedad arabo-musulmana en su conjunto. Y tenía también una segunda parte, que era la crítica de Occidente… Es cierto, hay que exiliarse para ser uno mismo. Hay que mantener una cierta distancia con respecto a un país para poder hablar de él. E, igualmente, la distancia con respecto a uno mismo. Creo que lo más beneficioso que le puede ocurrir a un ser humano es superarse y superar su propia cultura y sus orígenes. Porque así se va hacia el otro…
»Hace año y medio que he terminado otro libro. Un libro magnífico. Pero podría ser una bomba y no sé si quiero publicarlo. Está en un cajón. El título es L’Homme du Livre [El hombre del Libro]. Es una novela concreta sobre un hombre concreto, el profeta Mahoma como ser humano, antes de la Revelación».
Fragmentos de la entrevista con Federico Arbós, El Mundo/La Esfera, 28/3/1992

Ficha técnica
letras, 10
año edición: 1994
nº páginas: 360
tamaño: 19 x 10,5
peso: 350 g
pvp: 16 euros.
isbn: 84-87198-21-x
(no disponible)

DRIS CHRAIBI: EL HOMBRE DEL LIBRO

DRIS CHRAIBI: EL HOMBRE DEL LIBRO - ed. oriente y mediterráneo

novela
Traducida del francés por Inmaculada Jiménez Morell
 

Un día en la vida del «hombre del Libro», que no es otro que el profeta de los musulmanes, Mahoma, de la pluma del más universal de los autores marroquíes contemporáneos.


«Con una prosa poética en la que los límites borrosos del sueño y la vigilia transmiten un ambiente misterioso a la pequeña joya literaria, el autor trata de enseñarnos a otro Mahoma, al no mitificado por sus seguidores, sino al humano, al demasiado humano».
I. Urdanibia, «En vísperas de la revelación», Igandegin, 31/5/1998
 

«El hombre del Libro es seguramente uno de los relatos más hermosos nunca escritos sobre “ese personaje considerable”: el profeta Mahoma».
Fethi Ben Slama, Qantara, revista del Institut du Monde Arabe, París
 

«Literalmente “hastiado de la caricatura del Islam que hacen tanto en Occidente como los fundamentalistas” Chraibi ha hecho de Mahoma el héroe de su última obra El hombre del libro: la experiencia profética en el momento de la revelación. “Mi miedo era no ser íntegro conmigo mismo. Creo que en este libro sí lo he sido”».
Lola Infante, «Mahoma, último héroe del “escritor francés de expresión marroquí”», Diario 16, 1/2/1995

Ficha técnica
letras, 18
año edición: 1997
nº páginas: 104
tamaño: 19 x 10,5
peso: 130 g
pvp: 11 euros.
isbn: 84-87198-40-6
ean: 978-84-87198-40-3

DRIS CHRAIBI: LOS CHIVOS

DRIS CHRAIBI: LOS CHIVOS - ed. oriente y mediterráneo

novela
Traducción del francés y Nota preliminar de Inmaculada Jiménez Morell
 

«… Después de cincuenta años de la publicación de este texto desgarrador y difícil de olvidar, continúan removiéndose en nosotros los brutales interrogantes de ayer, tanta es la fuerza de esta obra que sigue interpelando a las conciencias. Sobre todo cuando el autor se la dedica “a los inmigrantes, a los extranjeros en su propio país: los palestinos de la Intifada”».
Leonor Merino, «Los chivos», El País-Babelia, 29/03/2008
 

«… Al margen del debate sobre la ubicación de los autores de países árabes que escriben en lenguas europeas… lo que interesa aquí es que Chraibi… no parece compartir demasiadas cosas con la mayoría de estos autores. Si, en cambio, parece hallarse próximo, por contexto y temática, a la idiosincrasia de otros escritores relevantes como Mahi Binebhi…, o como Abdellatif Laâbi (1942), fundador de la revista Souffles…
»… desde una determinada perspectiva parece necesario apuntar como uno de los referentes ineludibles de Los Chivos (quizás el principal) a Albert Camus… No en vano la edición francesa de Los Chivos de 1989 incluía, para cerrar la novela, y a modo de “Advertencia final”, un breve texto en el que, calificando al autor de Le mythe de Sysiphe de “difunto maestro”, se interrogaba públicamente sobre la vigencia de la conocida admonición: “que el bacilo de la peste no muere ni desaparece nunca”.
»Ocupándose de las pésimas condiciones de los trabajadores migrantes en su país de acogida y de su propia experiencia en Francia, Chraibi desarrolla un discurso bajo el que laten preocupaciones e inquietudes similares a las del Said del Orientalismo: en Los Chivos los magrebíes “saben –y yo sé ahora– que la palabra nunca debe ser directa y que, si unos treinta millones de norteafricanos sufren y esperan, nunca les toca a ellos expresarse”.
»… un duro alegato contra la hipocresía de la Francia colonial –recuérdese que Los Chivos se publicó en 1955, y la independencia de Argelia, por ejemplo, no se obtuvo hasta 1962– y el espejismo de su retórica ilustrada e igualitaria heredera de la Revolución».
Sergio Colina Martín, «Lote de máscaras recortadas en cartón», Quimera –El quirófano–, julio-agosto, 2008.
 

«Los Chivos constituye el primer retrato, nada complaciente, de la dura experiencia de la emigración norteafricana a Europa, cuyo planteamiento sigue vigente medio siglo después de su publicación.
»Los inmigrantes argelinos que van cobrando vida en unas páginas de una dureza –«atroz», dice el propio autor en la “advertencia final” a la edición de 1989– casi insostenible en algunos momentos, son fruto de la realidad –“¿Conoció usted el Nanterre de los años 50?”, pregunta Chraibi a Abdellatif Laâbi en una entrevista en la revista Souffles (5-1967). “Yo viví con ellos. No de testigo, sino como uno más. Había que hacerlo. Tenías que ayunar, un Ramadán eterno… ¿Que por qué lo hice? Pues voy a decírselo: en 10 u 11 años en Francia yo había visto. Constatado. Nuestras almas sangraban en el país de la igualdad, la libertad y la fraternidad. Y digo más: vivo en Aubervilliers. ¿Conoce Aubervilliers, la calle de la Nouvelle France? ‘Los chivos’ siguen allí todavía en 1967”–. Una realidad pasada por el tamiz de la provocación y la irreverencia de la pluma de nuestro autor.
»Decir que las condiciones inhumanas de vida de los norteafricanos en Francia –en este caso, argelinos–, el feroz desarraigo y el racismo son los elementos que componen la trama de esta novela, es casi como si no dijera nada, porque lo esencial de ella, lo que la convierte en un texto mayor, a pesar de su brevedad, es cómo lo dice. Es esa escritura «perturbada», en palabras del mencionado Abdellatif Laâbi. Perturbación que no se limita a fragmentar la lengua en frases cortas, brevísimas en algunos casos, lo que confiere un ritmo sincopado a la lectura y permite al autor crear una atmósfera expectante, sino que disloca el texto hasta tal punto que la última página de la novela en «buena lógica» narrativa sería la primera, pues en ella da comienzo la historia de su protagonista, el cabileño Yalann Waldik…».
Gonzalo Fernández Parrilla e Inmaculada Jiménez Morell, «Dris Chraibi. Provocación e innovación en la literatura marroquí», Awraq, vol. xxv, 2008

 Ficha técnica
letras, 32
año edición: 2008
nº páginas: 160
tamaño: 21 x 12,5
peso: 220 g
pvp: 14 euros.
isbn: 978-84-96327-48-1

DRIS CHRAIBI

DRIS CHRAIBI - ed. oriente y mediterráneo

Chraibi, Dris: Nació en El Yadida (Marruecos) en 1926 y falleció a los 81 años el 1 de abril de 2007 en Valence (Francia). Es uno de los grandes escritores magrebíes en lengua francesa. Instalado en Francia desde 1945, se dio a conocer con dos novelas tan aclamadas como polémicas: El pasado simple (1954), prohibida en su país, donde provocó un considerable escándalo, y Los Chivos (1955), que no tardaron en adquirir la categoría de clásicos. Su carrera de escritor fue brillante: publicó una quincena de obras (Sucession ouverte, L’Âne, La Foule, Un Ami viendra vous voir, La Civilisation ma mère!, Une Enquête au pays, La Mère du printemps, Naissance à l’aube, L’Inspecteur Ali, El hombre del libro… Vu, lu et entendu y Le Monde à coté, sus dos últimas obras de carácter autobiográfico, en las que, en ocasiones de forma pionera y siempre con un estilo descarnado y provocador, trató temas como la diáspora norteafricana en Europa, la historia pasada y reciente de Marruecos o los conflictos entre tradición y modernidad, además de indagar en sus propias vivencias. Cultivó también la novela negra y recibió varios premios literarios.
[El pasado simple, col. letras,10; El hombre del libro, id., 18; Los Chivos, id., 31]